1 may. 2010

MI AUTOBIOGRAFÍA

Truffaut escribió: "En la autobiografía de Chaplin uno puede encontrar las respuestas a todas las preguntas sobre el nacimiento de un arte, el crecimiento de Hollywood, la revolución del cine sonoro, las repercusiones de la guerra fría en la vida americana durante los años cincuenta, la relatividad de la gloria y el éxito, la importancia de la primera infancia en el desarrollo de la personalidad, la distinción entre los resultados obtenidos gracias a los propios dones o mediante el trabajo; en resumen, si hiciera falta leer sólo un libro para entender nuestro siglo de cine, yo recomendaría "Mi autobiografía" de Charles Chaplin."




Con éstas palabras de Françòis Truffaut queda bastante claro los temas que abarca esta magnífica autobiografía escrita por el propio Chaplin en el año 1954 cuando contaba con 65 años de edad. Algunos criticaron este libro, a decir verdad la mayoría, acusándole de ser una autobiografía demasiado prematura, de que sólo se centraba en sí mismo y olvidaba nombrar a la mayoría de los colaboradores que estuvieron año tras año trabajando junto a él en sus películas, pero que sin embargo, refleja todos los acontecimientos en los que estuvo con las personalidades más renombradas del momento. Cierto que Chaplin pasa por alto a Eric Campbell, Henry Bergman, Albert Austin, Buster Keaton......, y sin embargo hay extensos escritos sobre sus visitas a Churchill, Einstein, Shaw, etc., pero solo la gente que no sabe leer ve en este hecho un signo de egocentrismo, pues lo que realmente ocurre es que Chaplin no nombró a sus compañeros de trabajo por respeto, es decir, Chaplin siempre fue una persona muy reservada, sobre todo de su vida privada e íntima, no le gustaba ir pregonando lo que hacía y dejaba de hacer fuera de lo estrictamente profesional, por tanto, y debido a que la relación con todos sus colaboradores fue de una enorme amistad y compañerismo, casi como una gran familia, Chaplin no consideró adecuado ni ético el publicar las veladas con sus verdaderos amigos. Sin embargo, las amistades con la gente conocida por todo el mundo no eran amistades de una gran profundidad, sino tan solo una amistad de trabajo, de hecho era un modo con el que Chaplin adquiría nuevos conocimientos sobre el mundo, escuchando y relacionándose con aquellos que controlaban el mundo y a los que el mundo escuchaba, ¿cómo sino habría visto la llegada de la crisis económica de un modo tan visionario? ¿Cómo pudo sino predecir la violencia que supondría la llegada del nazismo al poder?. Por tanto, en su autobiografía, dejando al margen las anécdotas con sus compañeros, con sus más allegados a él, deja otro rasgo de su personalidad: su timidez, su carácter reservado y su respeto hacia los demás.
En esta autobiografía tampoco encontraréis un sinfín de páginas exponiendo sus romances, pues en la mayoría de los casos pasa muy por encima de ellos, sobre todo del ocurrido con Lita Grey, sin embargo, en la descripción de su vida junto a Oona es un poco más explícito y sobre todo puro amor.
En cuanto a los secretos de su arte.... bueno, creo que eso ni él mismo lo sabía, le era tan instintivo que no podría explicar de qué modo lograba crear como lo hacía, así que tampoco encontraréis amplias descripciones de su método de rodaje, sin embargo, si se lee con detenimiento, podréis descubrir su forma de ver la interpretación de los actores, que es lo que considera más importante a la hora de llevar a cabo una película, de dónde coge la inspiración, y las luchas que tuvo consigo mismo para lograr sacar adelante un proyecto, un guión, una película.
Es una obra de una gran introspección, Chaplin profundiza en lo más hondo de sí mismo y leyendo este magnífico libro da la sensación de estar escuchando al mismísimo Charles Spencer Chaplin, además marca el camino para investigar determinados puntos de su vida y de su obra, no lo explica todo pero si lo expone todo, (de hecho tras leer su autobiografía fue por lo que decidí hacer un estudio sobre él).
Esta escrito con una elegancia sin igual, en ocasiones se detectan ciertos rasgos de escritura de Charles Dickens, Edgar Allan Poe, Mack Twain, incluso de Shopenhauer, pues debo decir que en muchas ocasiones Chaplin tiende a filosofar en sus escritos y la verdad que es una filosofía que enseña mucho y que abre los ojos a quien lo lee.
La mayor parte del libro la ocupa una detallada descripción de su infancia, leer esos capítulos es viajar al Londres de finales del XIX, con sus aromas, sus carros tirados a caballo, los chiquillos con sus gorras.... es increíble la cantidad de información de esta etapa de su vida que Chaplin ha conseguido recordar a lo largo de tantos años (creo que esto se debe a que nunca pudo desprenderse de todo aquello y siempre le siguió), es capaz de transcribir diálogos con cada uno de los personajes con los que se cruzó en su vida, y las descripciones son tan explícitas como la de una obra maestra novelada. Leyendo estos capítulos y mirando una fotografía del Chaplin más maduro parece increíble que una persona que nació sin nada y creció con mucho menos (pues tuvo que vivir con apenas 10 años una temporada sin nadie que le cuidara y otras alternando en diferentes orfanatos del cruel Londres victoriano) haya llegado a ser el hombre más reconocido del mundo desde los años 20 hasta el siglo XXI y mucho más a lo que parece, pues las películas de Chaplin son inmortales y eso convierte a Chaplin en un inmortal toda la eternidad, y todo ello lo ha logrado él solo junto a su genio inigualable.
Por todo ello y mucho más, si queréis conocer de veras a Chaplin y queréis disfrutar de una amena lectura debéis leer sin falta "Mi autobiografía" también traducida en español como "Historia de mi vida".

Volveréis a enamoraros de Charlie Chaplin.